• Estudios para la Paz

Mindfulness para acompañar el estrés



Hablar de estrés es hablar de todos nosotros/as. Bien porque es una respuesta natural y adaptativa del organismo, bien porque vivimos en una sociedad lo suficientemente demandante como para llevarnos constantemente a situaciones límites, bien porque tenemos una mente que constantemente activa circuitos automáticos de pensamiento y sensaciones relacionados con el estrés, miedo y preocupación. En cualquier caso, todos/as sabemos, al menos a grandes rasgos, a qué nos referimos cuando hablamos de estrés.


La respuesta de estrés, como decía anteriormente, se trata de una respuesta adaptativa que nos ayuda a hacerle frente a las exigencias de la vida generando toda la energía que necesitamos para poder desenvolvernos en prácticamente cualquier situación. Gracias a este mecanismo automático de afrontamiento podemos crecer en nuestro medio y, generalmente, responder de manera adaptativa a las necesidades externas e internas.


Sin embargo, en algunas ocasiones esas demandas o exigencias (internas o externas) no siempre son reales; muchas veces son imaginadas, son anticipaciones de situaciones probables (e incluso improbables en muchos casos) que avecinamos tener que afrontar. En otras ocasiones, las demandas sí son reales pero superan con creces los recursos que creemos disponer para hacerle frente. En otras, aún no nos hemos recuperado de la experiencia pasada de estrés. Y así podríamos ir poniendo un sinfín de ejemplos cotidianos que nos ayudarían a entender qué sucede con esta respuesta que en principio es adaptativa y necesaria, pero que puede terminar ocasionando un gran desequilibrio.


Hemos sido dotados del mecanismo más perfecto de desarrollo y supervivencia, que nos ayuda a crecer y a aprender. Sin embargo, nos hemos olvidado de verdaderamente revisar de dónde vienen todas esas demandas que generan estrés así como de cuidar este cuerpo, de entender profundamente qué es lo que está sucediendo, ya que lejos de ser una máquina que ejecuta y procede, es un espacio de procesos complejos, rítmicos y cíclicos.


Cuando nos arrastramos a largos y sostenidos periodos de exigencia, cuando no hemos escuchado o leído nuestros temores, o incluso cuando el estrés nos sirve para evitar otras dificultades, mantener malos hábitos, etc. Termina habiendo un gran desbalance, que en ocasiones puede desencadenar enfermedades, trastornos y otros problemas. Si bien no podemos controlarlo todo (¡esto también sería una gran fuente de estrés!), no podemos evitar muchas de las demandas externas e internas que suceden constantemente, podemos arrojar luz a estos procesos que se activan de manera automática.


Antes de cambiar nada, de sustituir una cosa por otra, de erradicar cualquier miedo, lo más importante de todo es verdaderamente conocernos y observar nuestros propios mecanismos que, por mucho que duelan o sean dañinos, están ahí por alguna razón (añeja o más reciente). Sólo podemos transformar aquello que entendemos. Los viejos patrones y hábitos seguramente sigan aquí por años, y sigan disparándose y activándose una y otra vez, pero podemos aprender a conocer cómo emergen, qué nos dicen, de cuántas catástrofes nos avecinan, a qué nos invitan a hacer… y de esta manera, tal vez, en alguna ocasión, podamos ir tomando poco a poco algunas otras decisiones. Pero, primero, para ello hay que saber estar en el ojo del huracán, observándolo; en ocasiones dejándonos arrastrar, en ocasiones, simplemente contemplándolo.


El Mindfulness nos ayuda a reducir el estrés, no porque lo elimine por arte de magina y cambie todos los factores internos y externos de nuestra vida, sino porque nos invita a estar de una manera diferente con el mismo estrés, con las reacciones, con los disparadores, observándolo, investigándolo, conociéndolo profundamente y viendo cómo los pensamientos y todas las hormonas asociadas al estrés son como las olas del mar que aparen y erupcionan en ocasiones con mucha fuerza, pero que terminan regresando y diluyéndose en el resto de las aguas.

Contact

+ 34 625516007

Follow

  • Spotify
  • YouTube
  • Instagram

©2018 by Instituto de Estudios y Tecnologías para la Paz.